Un blog de mamá: Momimon

By  |  0 Comments

Cuando uno es mamá primeriza, los blogs de otras mamás se convierten en la Biblia. Más si son de una mamá chilena y amiga. Es el caso de Momimon, escrito por Dani Alonzo. Como me gusta compartir las cosas buena, hoy le tocó a su blog. Para que la conozcan les dejo una pequeña entrevista que hicimos vía mail (ella ahora vive en Puerto Montt) y las dejo invitadísimas a entreternse con los contenidos que Momimon sube a sus redes sociales.

¿Cómo y cuándo nació Momimon? ¿cuál fue tu inspiración?

Momimom nace el año 2013, yo tenía otro blog antes de entretención y ya no me interesaba seguir escribiendo de cine o las celebridades, comencé a consumir mucho contenido de blogs gringos y españoles principalmente que hablaban de maternidad y un día comencé a escribir un par de posts sobre mi embarazo que dejé guardados, los junté con otros, armé el primer template yo, mi marido me instaló todo y así partí, de a poco, pero no escribía mucho, lo actualizaba de vez en cuando y era un blog casi que para la familia y los amigos. Con el tiempo esto ha ido cambiando, me atreví a hacerlo más masivo, a dedicarle todo mi tiempo y hoy hago de esto un trabajo y no un hobby, lo que es maravilloso pero también es harta pega.

¿Para quiénes está pensado Momimon?

Principalmente para mamás jóvenes como yo, bueno ya no TAN jóvenes pero sí con hijos pequeños, uno o dos o que están embarazadas también, mamás con sentido del humor, mamás que consumen contenidos entretenidos, interesantes y que de cierta manera van avanzando en las mismas etapas que yo con su maternidad, que se sientan identificadas con mi día a día de mamá, que les guste saber sobre los temas que publico que creo, se diferencian de otros contenidos porque tienen un punto de vista definido, tienen una visión que es ya mi sello y eso es algo que trabajo mucho para que no se pierda.

¿Cómo cambia la vida siendo mamá de dos niños?

Cambia muchísimo pasar de un niño a tener dos, la verdad es que creo que aunque supone más desafíos, la segunda maternidad te pilla más tranquila, con menos miedos y un poco más segura de lo que estás haciendo y eso se refleja en cómo te relacionas con tu primer hijo. Con Julián todo era extremo me acuerdo, si estaba enfermo llegaba a abrir la clínica, cuando nació y tuvo el tema de su alergia alimentaria, recorrimos mil especialistas y la sufrimos toda. Con mi segunda hija en cambio fue “ok, si tiene reflujo y cólicos, entonces deja de comer lácteos tú (yo) y listo, santo remedio, en un mes mi hija ya no tenía nada y así, para todo, vas tomando otra visión de las cosas porque de lo contrario, estoy segura de que me volvería (más) loca.

También cambia en tu rutina, en tu forma de hacer familia, con un hijo seguíamos haciendo panoramas de “grandes” y a él lo llevábamos a todos lados, con dos ya cambia el panorama y ahora todo se piensa “para niños”. Por otra parte, tener un niño y una niña ha hecho que de a poco mi mundo se divida en géneros y estereotipos en lo que es difícil no caer, pero tampoco nos vamos al extremo, mi hija con suerte debe tener 2 juguetes de “niñita”, su hermano tuvo y tiene tantos juguetes que está obligado a compartir, no hay plata para estar comprando juguetes demás.

¿Siempre quisiste ser mamá?

Pasé por épocas, épocas en que quería ser madre y otras en que lo único que pensaba en que la maternidad no era para mi porque veía a mi mamá trabajar todo el día y ser mamá de 4 niños y llevar una casa y yo la veía cansada, entonces ahí me lo cuestionaba. Pero luego llegó mi hermana menor, fue creciendo y ella para mi era mi hija, yo ayudaba en todo con ella, así es que el instinto pudo más asumo.

Cuando supe que estaba embarazada de Julián, pasó también que empecé con síntomas de perdida y al hacer reposo me di cuenta de lo mucho que quería ser mamá, creo que de alguna manera eso me enfocó en el objetivo final que era que la guagua se afirmara y que pudiera convertirme en su madre y ahí las ganas se instalaron y no se fueron más!

¿Qué aspecto de la maternidad te ha parecido más difícil y cuál más gratificante?

Lo más difícil, lejos, la primera etapa, la etapa “ok, no sé qué hacer con el recién nacido”, no dormir nada, estar en el constante día de la marmota, en pijama, pechuga al aire, dar papa todo el santo día y cambiar pañales, vestir, hacer dormir, en fin, el loop eterno, y son tan delicados! Una se siente tan abrumada con tanta responsabilidad que la sociedad te entrega en un 100% a ti, no hay mucha tribu que digamos en esta etapa, tú eres la única capaz de alimentarlo, de contenerlo, de mantenerlo vivo por Dios santo! Y eso es uf! Tremendo.

Y lo más gratificante es el resultado de toda esta primera etapa, el “JA! Yo te hice, yo logré que te pusieras gordito y me sonrías! Y así, el ir avanzando en todos sus procesos, sus milestones, verlos gatear, conversar, cantar, jugar, etc, estar en todas esas primeras veces y saber que eres felizmente responsable de sus logros.

¿Qué extrañas de tu vida pre mamá?

Jajjajaaj! A una se le olvida el “antes” con el tiempo, hay veces en que más que extrañar la vida pre-mamá, pienso en que podría haber viajado más por ejemplo, no haber tenido tanto tiempo ocioso y haber hecho más cosas. Con hijos se puede hacer todo también, de eso estoy segura, pero creo sinceramente que debí haber sido más organizada con todo ese tiempo libre que alguna vez tuve.

¿Qué consejo le darías a las mamás primerizas?

Con mis dos maternidades siempre se me venía a la cabeza una sola frase “the days might seem long, but the years are short” y aunque con esos primeros meses de caos no tenía mucho sentido la frase, hoy me doy cuenta de que el tiempo pasa muy rápido y que está bien que a veces nos sintamos abrumadas por la lactancia por ejemplo, por no dormir, por todo en general, pero luego, luego hay que poner en perspectiva las cosas y darse cuenta de que la vida avanza demasiado a prisa y que hay que aprovecharla.

Lo otro es también hacer un poco oídos sordos y ojos cerrados a tanta cosa que te dicen, que lees, que escuchas y tratar de tener paz con tus decisiones porque ahí está la felicidad de ser mamá, tratar de no sentirse juzgada. Yo por ejemplo, llevé dos lactancias súper difíciles pero las saqué adelante, con lactancia mixta a partir de los 3 meses con mis dos hijos, entonces, leer todo el día a “expertas” en lactancia o maternidad opinar que más o menos era la peor madre del mundo por dar fórmula en vez de leche materna, claro que me dolía…pero es una etapa, el tiempo pasa, tus hijos crecen y ciertamente, los dos son increíblemente sanos, inteligentes, pero por sobre todo, son críos felices, se despiertan con una tremenda sonrisa y se acuestan con la misma sonrisa y eso es lo único que importa.

momimom

Pueden seguir a Momimon en Facebook, Instagram, Twitter y Pinterest.

¡Comenta!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *