5 consejos sobre el primer mes de la maternidad que me hacen reír

By  |  2 Comments

 

Lo sé, cada nueva mamá que tiene un blog debe escribir sobre este tema… y con justa razón, porque es tal la cantidad de consejos y opiniones que uno debe escuchar que realmente se hace latero. Una vez que tu guagua nace comienza un nuevo mundo de incertidumbres y cosas desconocidas, escenario perfecto para que hasta la persona que te cruces en la calle te pueda dejar dudando de tu casi nula experiencia de madre.

¿Qué me han dicho este primer mes?

  1. “no (inserte una acción), porque se va a acostumbrar”: no lo tomes en brazo, que se acostumbran – no lo hagas dormir contigo en la cama, que se acostumbran – no le des tanta atención, que se acostumbran…. etcétera. Creo que todas quienes hemos sido mamás nos sentiremos familiarizadas con esta famosa frase. Tengo dos opiniones con respecto a esto: primero, uno es la mamá y sabe mejor que nadie qué es lo que necesita su hijo. Segundo, las guaguas, sobre todo en su primer mes, necesitan toda la atención del mundo. El post natal no se creo para que uno revisara Facebook o saliera a tomar café, no. Nuestros hijos necesitan estar en brazos, dormir cerca y sentirse contenidos. Imagínense uds llegando a un mundo nuevo y que lo dejen mirando el techo solos. Si la guagua se acostumbra a sentirse amada y contenida, será un adulto seguro con inteligencia emocional sobre la media.
  2. “¿Y la leche…?”: sí, este no es un consejo, pero es la pregunta que más me hacen y que a veces me da lata responder. La lactancia es un TEMAZO. Creo que es lejos el más controvertido y sobre el que más opiniones hay. Yo estoy dándole a Diego lactancia mixta (o sea, relleno y pechuga), porque me hice una reducción mamaria hace muchos años. Mi sueño sería que pudiera alimentarse 100% de mi leche, pero no puedo. He tenido pena y culpa por no poder hacerlo, entonces cada vez que me preguntan esa pena/culpa reflota y me veo dando explicaciones. Agotador. ¿Por qué la gente quiere saber todo de todo?
  3. “Duerme cuando él duerma”: ya, y el almuerzo me lo cocinan los duendes de la casa. Definitivamente este consejo no es realista. Sólo la primera semana de llegados a la casa hice esto. Me estaba acostumbrando a los nuevos horarios y realmente me quedaba dormida parada. Las semanas siguientes, de a poco he logrado funcionar bastante decente con menos horas de sueño. Ahora, la siesta. Esa sí es realista. Por lo menos a mí, me daría un poco de cosa ver mi casa toda desordenada y comer sándwich todos los días. Hay que tener un equilibrio, como en todo.
  4. “Ánimo, el primer mes es súper difícil”: varias personas me dijeron esto. Y la verdad yo no sé si Diego es un pan de Dios o guagua ejemplar pero el primer mes para mí fue (quitando lo de la lactancia), perfecto. Nada de depre post parto, noches sin dormir ni haciendo callar a una guagua a las 3 am. Esto claro, varía de guagua en guagua, pero en nuestro caso esta frase hoy me hace reír.
  5. “No escuches ningún consejo, guíate por la intuición”: sí, esto anula lo que digo en el punto 1, pero también es cierto. Uno obviamente escuchará y hará eco de los consejos que te den, lo importante es discernir y no pescar a gente descriteriada que te habla de fatalidades o siempre menciona el worst case scenario. La intuición como mamá primeriza se va afinando, cuando vamos conociendo a nuestras guaguas, por eso uno es básicamente una esponja que absorbe todo el primer mes. Ródeate de la gente necesaria.

Y a uds., ¿qué les han dicho que las hagan reír o enojar?

2 Comments

  1. Caro

    febrero 1, 2016 at 12:25 am

    Pa mi el primer mes fue JEBI… cambio de vida me pegó pésimo… mi enano era un SANTO que dormía toda la noche (de 1 a 6am) pero me costó ene “entregarme” al hecho de que mi vida había cambiado y que ya no era agarrar mi cartera, mi mat y partir en la mañana pa volver tarde en la noche post cita con mi marido…
    sino que encontrarme todo el día con una guagua a quien estaba conociendo.. pensé que nunca más me iba a poder echar crema pa las arrugas jajajajja
    hoy a un año y dos meses estoy enamorada hasta las patas, no sólo de él sino de mis dos hombres, entregada a este nuevo amor y a la nueva forma de querernos y encontrarnos con mi marido… feliz y no trauma/asuatada de que nunca más saldré “una” “sola”, si no que siempre me acompaña mi pequeño en mi cabeza y corazón… Amo mi cambio. Somos 3 pegotes.
    y Sí me echo crema pa las arrugas.
    BEsitos bella!

    • Fran

      febrero 25, 2016 at 12:50 pm

      Linda! No había leído tu comentario. Sí, el paraguazo de que nunca más vas a tener mucha independencia es heavy. Diego ya tiene 2 meses y medio y ando con él pa arriba y abajo y a veces me dan ganas de salir sola. Pero como dices cada día lo amo más, y seguramente el día que salga solo lo voy a echar de menos. ¡Viva la familia pegote! Besos Caro

¡Comenta!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *